jueves, abril 26, 2007

The Dark Microbes Return

Pues nada, que yo también me apunto al carro, y continúo la cadena (de fatídicos acontecimientos) iniciada por JotaCé (visita diaria a su blog, OBLIGADA), y aquí está mi aportación personal,


Por cierto, que vaya si me ha costado encontrar el tipo de letra adecuado. Con esto de no tener una versión reciente de Office instalada...

(Editado) La verdad es que pensaba en cómo añadirle más chicha al post, y se me ha ocurrido hacer algo de memoria histórica para los que no sepan de qué va el tema.

Todo se remonta a 1986, cuando un consagrado Frank Miller le da un giro espectacular al personaje de Batman, publicando su apocalíptico "Batman: The Dark Knight Returns", cuya portada es ésta que tenéis a continuación:


De aquí es de donde parten los homenajes iniciados en el enlace del que hablaba al principio.

Pero podemos encontrar algunos otros. En 1994, con la fiebre Image a pleno rendimiento, Frank Miller unía sus fuerzas con Todd McFarlane para enfrentar a dos personajes de la talla de Spawn y Batman en un crossover que prometía bastante, pero que al final se quedó en prácticamente nada. Vaya, que algunos incluso aún intentan borrarlo de su memoria. Ninguno de los dos hot-artists estuvo a la altura, rozando (que digo rozando, metiendo la pata hasta la rodilla) la mediocridad. Como curiosidad, nos queda la portada, un guiño-homenaje a la anterior:



Y siguiendo con los homenajes, en el verano del 97 (jo, qué lejos queda ya) emprendería el que sería mi cómic más largo hasta la fecha (¡guau, 20 páginas!), donde dar rienda suelta a algunos de los personajillos que había ido creando. Y se me ocurrió que como portada podría homenajear a McFarlane (y eso sin saber que él a su vez homenajeaba a Miller, ¡toma ración de taquiones!).


Pues eso.

Saludetes.

miércoles, abril 25, 2007

Para los que tienen miedo a hablar en público

El siguiente formulario implementa el Autoinforme de Confianza como Orador (Personal Report of Confidence as a Speaker, PRCS) [Paul, 1966], y me lo aplicaron como parte de un curso, "Hablar en público", en el que participé hace unos meses. Me ha parecido interesante implementarlo para que os sirva de ayuda a aquellos a los que os dé algo de vergüenza hablar ante una audiencia. Sí, ya sabemos que no siempre tiene por qué ser una experiencia agradable, y menos aún cuando el tema de la charla no es especialmente atractivo, pero ya que nos encontraremos con situaciones de este estilo con cierta probabilidad, qué menos que saber cómo salir mínimamente airoso de las mismas. Y si las primeras veces no sale bien, ánimo y no dejéis que eso os afecte. La única forma de perder la vergüenza en público es enfrentarse a menudo a situaciones así.

En cuanto a las calificaciones finales, el test distribuye a los sujetos en cuartiles en función de su puntuación. Lo que yo he hecho ha sido añadirle algunos comentarios que he considerado acertados para cada caso.

Yo obtuve una puntuación de 13 puntos, lo que me situa casi a la mitad. Así que tampoco es tan malo, ¿eh?

A continuación se le presentan una serie de afirmaciones que Vd. debe señalar como verdaderas (V) o falsas (F) en relación con sus sentimientos y conductas durante la última vez que se dirigió a una audiencia. En caso de no haber hablado nunca en público, rellene este cuestionario pensando en lo que cree que sucedería en esa situación. Conteste rápidamente, con su primera impresión, y no deje en blanco ningún elemento.

VF
1. Anhelo una oportunidad de hablar en público
2. Mis manos tiemblan cuando trato de sostener objetos en la tarima
3. Constantemente tengo miedo de olvidar mi discurso
4. Las audiencias parecen amigables cuando te diriges a ellas
5. Mientras preparo mi discurso, estoy en un estado de ansiedad constante
6. Cuando termino mi discurso siento que ha resultado una experiencia agradable
7. Me desagrada ser excesivamente expresivo con mi cuerpo y voz
8. Mis ideas se vuelven confusas cuando tengo que hablar ante una audiencia
9. No tengo miedo de enfrentarme ante una audiencia
10. Aunque estoy nervioso justo antes de empezar, pronto olvido mis miedos y disfruto con la experiencia
11. Afronto la idea de pronunciar un discurso con confianza
12. Considero que soy completamente dueño de mí mismo mientras hablo en público
13. Prefiero tener notas en la tarima por si olvido mi discurso
14. Me gusta observar las reacciones de la audiencia ante mi discurso
15. Aunque hablo con fluidez con mis amigos, en la tarima no me salen las palabras
16. Me siento relajado y cómodo mientras hablo
17. Aunque no disfruto hablando en público, no me asusta especialmente
18. Siempre evito, si es posible, hablar en público
19. Las caras de mi audiencia aparecen desdibujadas cuando las miro
20. Me siento disgustado conmigo mismo después de intentar dirigirme a un grupo de personas
21. Me gusta preparar un discurso
22. Mi mente es clara cuando me enfrento a una audiencia
23. Hablo con bastante fluidez
24. Sudo y tiemblo justo antes de empezar a hablar
25. Mi postura es tensa y poco natural
26. Me siento temeroso y tenso mientras estoy hablando ante un grupo de personas
27. Encuentro la idea de hablar moderadamente agradable
28. Me resulta difícil encontrar en mi mente las palabras adecuadas para expresar mis pensamientos
29. Me aterroriza pensar en hablar ante un grupo de personas
30. Estoy en un estado de alerta mientras me enfrento a una audiencia

Puntuación:
  • Entre 0 y 7 puntos: Nivel de ansiedad bajo. Lo tuyo es explayarte en las disertaciones. Sabes cómo meterte al público en el bolsillo desde el primer instante y no te amilanas ante nada a la hora de exponer el tema de tu charla. Eres un comunicador nato.
  • Entre 8 y 15 puntos: Nivel de ansiedad medio. Te gusta hablar en público y te sientes bien al hacerlo. Obviamente, siempre pueden surgir imprevistos que te hagan perder el hilo, o pequeños tropiezos que te interrumpan en tu exposición, pero eres capaz de recuperar el ritmo rápidamente. Y sí, puede que te pongas nervioso al arrancar, pero enseguida te haces con los mandos de la situación.
  • Entre 16 y 23 puntos: Nivel de ansiedad alto. No te hace mucha gracia, pero si tienes que dar una charla en público, qué remedio, la das. Obviamente, te sientes incómodo y eso va a provocarte algunos tropiezos en la disertación. No dejes que el miedo escénico te invada y piensa cómo podrías mejorar tu actitud ante este tipo de situaciones. No te rindas.
  • Entre 24 y 30 puntos: Nivel de ansiedad muy alto. Definitivamente, no sólo no te gusta hablar en público, sino que además el mero hecho de pensar en ello te causa escalofríos y mareos. El miedo al ridículo te atenaza las entrañas y sus efectos pueden ser devastadores si te ataca en mitad de la charla. Quizá pienses que lo mejor sea evitar a toda costa participar en este tipo de situaciones, pero sería cuestión de planteárselo, enfrentarte a esos miedos, y consultar a un profesional si fuera necesario. Existen muchos trucos que podrás aprender con los que disminuir los riesgos de hacerlo mal durante una charla, que irás perfeccionando con la práctica y, a las malas, piensa que no es el fin del mundo si algo sale mal. Ánimo.

viernes, abril 20, 2007

Spidermanía!!! (y van tres)

A dos semanas del estreno mundial de Spiderman 3 (y qué ganas, madre mía, qué ganas, esto es un sinvivir), no es raro que aparezcan un sinfín de productos de merchandising, o que algunos aprovechen para quitarle el polvo a ciertas cosillas que tenían en algún rincón oscuro del almacen. Como por ejemplo esta simpática hucha que me encontré en un Todo-a-100 (al final, cambiamos al euro, pero este tipo de tiendas sigue manteniendo su nombre, ¿eh?)
¿Verdad que es una monada? (venga va, haremos el chiste malo, también es una "cochinada"). Lo cierto es que era muy cuco, pero allí se quedó, porque al final no me lo compré. Seamos francos, ¿para qué quiero una hucha si me resulta imposible ahorrar, entre la hipoteca (eso sí que es una cochinada) y frikeos varios? Aunque lo que sí queda claro a raíz de estas imágenes es que nuestro Spidey-cerdito es todo un conquistador. ¿Será ésa la versión en cerdito de Gwen Stacy? Mirad qué cariñosos se les ve...
Pasando ya al merchandising oficial, con los únicos juguetitos que he picado esta vez ha sido con los muñequitos que aparecen en los paquetes de los cerelaes Chocapic. ¡Cereales con chocolate y figuritas de regalo! ¿Quién puede resistirse a comprar unos muñecos con los que tener batallas de chorros de agua? Tenéis a vuestra disposición 4 modelos distintos: Spidey, Veneno, el Nuevo Duende y el Hombre de Arena. Yo he tenido mucha suerte, porque en dos cajas que me he comprado, me han salido a la primera Veneno y Spidey, por ese orden. Anda que no están chulos, ¿eh?
Las otras dos figuritas son más feotas, a juzgar por el diseño que aparece en la caja, pero bueno, igual hay suerte y caen también, aunque sea por el aporte friki. Eso sí, lo de hacer batallitas de chorros de agua tiene su miga. Atención a la letra pequeña (realmente pequeña) que aparece en el lateral de la caja: "No apuntar a los ojos ni a la cara. No beber el contenido. Vaciar después de usar."

¿¿¿¡¡¡Pero qué clase de juguetes acuáticos son ésos!!!???

¡Hombre, por Dios! Hoy día ya no se les deja a los críos ni que generen anticuerpos. Yo me revolcaba por el suelo de pequeño y mira qué sano he salido. Si es que... O debimos de ser muy brutos en nuestra juventud, o no estaban colando una cantidad de juguetes perniciosos impresionante...

Termino con mi despunte de fiebre arácnida contando que, gracias a mi buen amigo el Quero, ya tengo entradas para el día del estreno en el Kinépolis Granada. Allí, además, por cada dos entradas te regalaban una postal lenticular (o sea, de ésas que son así como "holográficas", o eso tengo entendido). Aún no la he visto, pero me supongo que será algo como esto,

(sí, aquí se ve un poco raro, pero pincha en la imagen y verás qué guay)

En fin, son dos semanillas de nada para comprobar si las espectativas que están creando alrededor de la película están o no a la altura del resultado. Mientras tanto, os invito a visionar una y otra vez (y otra, y otra, y otra) los trailers (en el mejor sitio que conozco sobre el tema, Movie-List.com), y a pasaros por esta web patria, Bajo La Máscara, donde siempre puedes encontrar la mejor información en castellano sobre el Universo Arácnido.

¡Arf, qué poquito queda ya!

miércoles, abril 18, 2007

La Loca Aventura del Matrimonio (I)

No, no me refiero a esa genial película obra del no menos genial John Hughes (y al que no le suene el nombre, que le prenda fuego a su XBox y se agencie una máquina del tiempo que lo lleve de vuelta a los años 80). No soy ni mucho menos Kevin Bacon, aunque sí que me quedo con mi señora esposa antes que con Elizabeth McGovern, las cosas como son.

Sí, no me han bailado los dedos en el teclado. Mi señora esposa. No suena mal, ¿verdad?

(Aquí, un dibujillo que me encargaron una vez para una despedida de soltero y que creo que finalmente no llegó a utilizarse. Nunca es tarde si la dicha es buena)

Pues sí, los rumores eran ciertos. Al final, el que esto suscribe pasó por la vicaría, y desde el pasado 24 de marzo luce en su dedo un anillo muy singular. No es el Anillo Único para Gobernarlos a Todos, blablabla... pero casi.

Como a uno le puede su lado friki (y a mi señora también, no os creáis), le quisimos dar un toque muy personal a tan insigne celebración, y mi intención es ir detallando algunas cosillas en una serie de sucesivos posteos.

En esta primera entrega tenéis a continuación una muestra de la primera versión del diseño de las invitaciones.

(pulsa para verlo en grande, no te cortes)

La idea era usar la versión superheroica de mis personajes, Bacman y el Bambote Enmascarado. Puede que los más veteranos los recuerden de verlos pulular por mi otra página web (página que tengo que remodelar y actualizar un día de éstos, que ya le va tocando). Originalmente a color, pensé en usar unos tonos sepia por eso de darle algo más de encanto y de "oficialidad".

Por suerte o por desgracia, no terminó de cuajar bien (la verdad es que no, muy seria no es) y acabó siendo rechazada. Pero, eh, al menos me sirvió para desoxidarme un poco, que llevaba tiempo sin dibujar una página de cómic per sé.

Afortunadamente, la segunda versión de la invitación fue la definitiva, y digo afortunadamente porque, entre pitos y flautas, se nos echaba el tiempo encima.

Continuará...

Centenario de Miklos Rozsa

De vez en cuando me acuerdo de que tengo un blog, y de que debo mantenerlo medianamente actualizado. Bueno, vale, en esta ocasión tenía una razón de peso (próximamente, no en los mejores blogs, pero al menos sí en éste), y qué mejor ocasión para retomar el hábito que celebrar que, tal día como hoy, un 18 de Abril de 1907, nació hace 100 años el compositor de música de cine, de origen húngaro, Miklos Rozsa.

A cualquiera con un mínimo de culturilla cinematográfica (un poquito más de lo que exigen en la ESO, pero bueno), el nombre de Rozsa tiene que sonarle, por fuerza. Aunque sólo sea porque en Semana Santa prefieren quedarse en casa disfrutando de una buena película, en lugar de salir a ver penitentes (y eso cuando pueden salir, chincha, chincha rabia). Porque no es raro encontrarse en tan insignes fechas con que la programación (pobre, por otro lado) de la parrilla televisiva incluye títulos como "Ben Hur", "Rey de Reyes", "Quo Vadis?" o "El Cid".

Para los que únicamente vean productos "bíblicos" entre sus obras, aclarar que también fue responsable de la música de películas tan memorables como "El Libro de la Selva", "Recuerda", "Días sin Huella", "Ivanhoe", "El Loco del Pelo Rojo"... Entre sus últimas obras, el género de la ciencia ficción le debe mucho por su composición para "Los Pasajeros del Tiempo", aquella curiosa película donde entremezclaban dos personajes tan dispares como H.G. Wells y Jack el Destripador. Y eso sin olvidar sus aportaciones a la música clásica.

Rozsa nos dejaba por complicaciones de salud a los 88 años, en 1995, y con él se iba un compositor de los que ya no quedan, del que nos resta únicamente disfrutar de su obra, que no es poco.

Por fortuna para un género cada vez más reconocido, para este año se están preparando muchas actividades en memoria del compositor, como los relanzamientos en ediciones de lujo de muchas de sus obras (y para muestra, un botón, o dos), o como el homenaje que tendrá lugar en la próxima edición del Congreso Internacional de Música de Cine "Ciudad de Úbeda", del que obtendréis puntual (es un decir) información en este blog.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...