lunes, noviembre 30, 2009

Citas célebres nunca dichas (I)

Los lunes es lo que tiene, que te levantas temprano, aún sin reponer fuerzas del fin de semana (sí, es que ahora, hasta "descansar" cansa), y de camino al trabajo, escuchas las noticias por la radio y empiezas a pensar en cosas raras.

Y es que, con todo el revuelo con el Alakrana (atención, que hasta se ha ganado su propio rincón de la fama, un lugar en la historia en forma de entrada en la Wikipedia), y ahora con la noticia reciente de los cooperantes secuestrados en Mauritania, uno no puede evitar pensar en el origen de todas estas situaciones.

Casi con total seguridad, el punto álgido de estos movimientos lo podríamos situar en un lugar y fecha muy concretos, en el World Trade Center un 11 de septiembre. Pero está claro que el origen del problema viene de mucho, muchísimo antes.

Y es entonces cuando se me ocurre una cita incélebre, una frase que ningún personaje famoso puede que haya dicho nunca, pero que seguro que ha pensado.

Más de una vez, y de dos. Y hasta de tres.

Y seguro que también se les ha pasado por la cabeza a más de dos y de tres.

Sentados en su sillón de piel, con su traje de Armani, disfrutando de un copazo de coñac del caro, incluso desgustando un buen puro (aunque no se pueda fumar dentro de la oficina, en teoría), mientras revisa los crecientes beneficios de sus acciones en bolsa, en su despacho de 90 m2 en el piso 33 de un edificio, en una gran ciudad, en un país indeterminado, pero por todos conocido.
"Quién iba a imaginar que esos salvajes pobres infelices individuos iban a usar esas armas para atacarnos, en lugar de matarse entre ellos."
Hoy, me siento un poco más avergonzado de ser humano, y de, de una forma que no alcanzo ni alcanzaré a comprender, con mis impuestos o sin ellos, por omisión o no, haber permitido que se llegue a situaciones como éstas.

miércoles, noviembre 25, 2009

Truña nueva

No, no y no.

No pienso ir al cine a ver la secuela de "Crepúsculo", "Luna Nueva". Me niego en rotundo. No fui a ver la primera (y es otra más de las cosas por las que merece dar las gracias al Creador cada mañana al levantarme) y, probablemente, no vaya a ver la siguiente. Y eso que, si mal no recuerdo, la dirije J.A. "Jota" Bayona ("El Orfanato"), y es un coleguilla. Ya veremos, ya.

La jefa me hace chantaje emocional, pero pienso aguantar todo lo que pueda. Desde mayo hasta ahora he tenido que elegir con mucho tino y cuidado las ocasiones en las que poder escaparme a una sala de cine (¡gracias, Home Cinema!).

Y muchas han sido las cintas que me hubiera encantado ver en pantalla grande, y que me he quedado con las ganas de hacerlo (¡gracias de nuevo, Home Cinema, porque podré aproximar la experiencia sin inconscientes tragapalomitas a mi lado que me chafen la velada!).

Así que no está el horno para bollos, ni el bolsillo para tirar el dinero, ni el tiempo para perderlo, y menos con subproductos prefabricados de este estilo.

Además... Ya me han chivado cómo acaba la peli. Así que...

Aunque, mira, quizá sí merecería la pena pagar por ver esto, cucha tú...

(Gracias, Víctor, por el chivatazo en facebook :-DDD)

(Ah, y que no se entere Dramoncín, pero... gracias también a Megavideo, por ayudarme a no tener que dar mi brazo a torcer :D)

domingo, noviembre 22, 2009

Actualización BSOSpirit (22/11/2009)

Hola a todos,

Con motivo del lanzamiento de la nueva entrega de "Assassin's Creed", tuvimos el placer de volver a encontrarnos con su compositor, Jesper Kyd, quien nos concedió gustosamente una nueva entrevista, que acompañamos con la reseña de la banda sonora del citado videojuego,

Además, os traemos las reseñas de:
Y eso es todo, por ahora. Nos vemos muy pronto.

--

BSOSpirit, tu rincón en español de bandas sonoras
http://www.bsospirit.com

martes, noviembre 17, 2009

Pillando Purpos (Pulp Fiction Motrileño)

¿Qué ocurre cuando tomas una de las escenas que, por méritos propios, ha pasado a formar parte ya de la historia del cine, y la pasas por el tamiz de la peculiar y característica jerga, acento incluido, de los habitantes y residentes en Motril, Granada?

Pues que obtienes "Pillando Purpos", uno de los doblajes más divertidos con los que me he encontrado hasta la fecha, gracias a mi amiguete Pelopi, que es el que me lo ha pasado.

Ahí os lo dejo, en alta definición y, atentos, con la posibilidad de verlo subtitulado al español de España, que eso es un punto más a su favor :-D



Que lo disfrutéis.

No puedo esperar a que saquen la segunda parte...

lunes, noviembre 16, 2009

Los bajitos con bigote, esos simpáticos tipos

Ocurrió una vez que estaba en el cine, esperando a que pasaran los trailers y comenzara la película. Entonces, apareció el ya famoso y archiconocido spot de THX, una forma de asegurarnos, por parte de los responsables del cine, que dicha sala está preparada para que disfrutemos de la película en las condiciones óptimas. Otra cosa es que la película en sí lo merezca y saque partido de dicha tecnología, o que la concurrencia se deje llevar por la magia del momento y se limite a disfrutar en las mejores condiciones posibles de la proyección, pasando de palomitas, politonos incómodos de móviles o comentarios fuera de lugar. Pero me estoy desviando...



El caso es que, viendo hacer de las suyas al robotito mascota del vídeo, caí en la cuenta de una cosa muy curiosa. De cómo la Naturaleza establece una serie de patrones que se van repitiendo una y otra vez, no siempre exactamente iguales, pero sí muy similares.

Y en esta ocasión, el patrón con el que di fue que los personajes bajitos con bigote son simpáticos.

Tomemos para empezar a Tex, el robot, la ya citada mascota del sistema THX, ideado por cierto por John Lasseter, el de Pixar.

Es bajito, tiene bigote, y resulta bastante simpaticón. Pero no es el único caso.

Si nos remontamos a uno de los primeros personajes en presentar este patrón de fisonomía y comportamiento, nos encontraríamos nada más y nada menos que con el fontanero más famoso de los videojuegos, Mario, el de los Mario Bros de toda la vida, mascota y personaje insignia de Nintendo.
¡Mamma mía! ¿Comenzáis a ver la pauta ya? Pues eso no es todo. Sigamos indagando, y acerquémonos un momento al Universo Marvel. Uno de los miembros del equipo mutante canadiense Alpha Flight es Puck.

Bajito, rechonchete, con extraordinarias dotes acrobáticas... y con bigote. Y más amigo de pegarse una juerga que Pocholo en la noche ibicenca.

Y ya que entramos en tierras patrias, qué menos que citar al que, de un tiempo a esta parte, se ha convertido por méritos propios en el superhéroe nacional más famoso y conocido (se siente, SuperLópez, tu tiempo ha pasado... y ni siquiera eres bajito, *ay*). Estoy hablando, por supuestísimo, ¡de Cálico Electrónico!

También es bajito. También tiene bigote. Y es más alegre que unas maracas. ¡Por favor, qué arte!

¡Rayos! Si es que hasta Danny DeVito puede caer dentro de esta categoría. Sí, fijaos, por ejemplo, en Matilda aparecía con bigote.

Y, bueno, de acuerdo, no se puede decir que el personaje que interpreta en esa película sea precisamente un santo varón. ¡Pero da igual! Es que este hombre cae simpático haga lo que haga, incluso siendo malo. ¡A quién no le gusta este actor, caramba!

¿Os dais cuenta? En todos estos casos, se da la circunstancia de que ser bajito y tener bigote, implica ser un tío simpático, buena gente, y que a todos cae bien. ¿Verdad que la Naturaleza es sabia?

Aunque, claro, como en todas las reglas, siempre existe alguna excepción...


Y ésta no iba a ser menos.

lunes, noviembre 09, 2009

Así viví el V Festival de Música de Cine de Úbeda

Bueno, dado que lo prometido es deuda y aunque hayan pasado ya más de un par de meses (y hasta tres, que empiezo, lo dejo, continuo X días después...), me veo obligado por mi conciencia a relatar en mi blog, por fin, lo que dio de sí una de las ediciones del Congreso (ya Festival) de Música de Cine "Ciudad de Úbeda". Concretamente, la quinta, la más reciente de ellas (voy a evitar decir "última" para que nadie se lleve a engaños, al Festival aún le queda cuerda para rato, y si no, ya veréis).

Lo cierto es que este año ha sido un tanto especial. No ya sólo para el certamen en sí, que celebraba una cifra bastante redonda de ediciones, haciendo que las espectativas fueran aún más altas, sino para mí, en lo que a lo personal se refiere.

Y es que, unido al hecho de mi reciente paternidad, se conjugaron un par de factores familiares (de gravedad diversa cada uno) que me impidieron estar más pendiente del Festival de este año, tanto por la parte colaborativa como por la de disfrute del mismo. Cosas que pasan.

Un evento de estas características tiene mucha más miga de lo que se cree a priori. Así pasa luego que llegan cuatro listillos, que no saben de la misa la mitad, y, o bien se creen que pueden copiarnos y organizar ellos algo similar (con desiguales resultados), o bien se creen con el derecho de que pueden recriminarnos el que el Festival no salga a gusto de ellos. Qué fácil es ver los toros desde la barrera.

Ya son cinco años, más el sexto que viene en camino, los que unos cuantos amigos y conocidos llevan dejándose la piel a lo largo de todo un año (y que luego aún tienen fuerzas para echar el resto en los días alrededor de las fechas de celebración del mismo). Y todo, principalmente, para pasar unos días inolvidables en compañía de amigos y aficionados, compartiendo la experiencia con sus ídolos y auténticas personalidades dentro del mundo de la música de cine.

Aunque no puedo dar la talla a lo largo de todo el año como otros compañeros, intento aportar mi granito de arena en las fechas cercanas al Festival, cuando ya todo va cuesta abajo y sin frenos, pueden quedar aún algunos cabos sin atar, llegan los nervios y "enanos que crecen" (siempre los hay, de eso no os quepa duda) de última hora, y cualquier mano amiga es bien recibida. Y eso que este año, en especial, hemos tenido que lidiar con dos enanos bien gordos y cabreados con el mundo, como la ausencia, en el último momento, de compositores de la talla de Bruno Coulais (quien ya estuvo con nosotros en una pasada edición, y le apetecía repetir, a él y a nosotros) o Joe Hisaishi. Unos obstáculos complicados que salvamos como bien pudimos.

Pues bien, este año ni eso, mecachis la mar. Sólo puedo calificar mi aportación de este año como anecdótica, a ver si el año que viene va mejor la cosa.

No voy a negar que mucha parte del trabajo "entre bambalinas" de un evento de estas características es bastante ingrato y poco reconocido, en el sentido de que estás currando como un burro mientras el resto está disfrutando como un enano con tu misma afición, y tú te lo estás perdiendo. Pero ya se sabe, "sarna con gusto no pica", y también es justo reconocer que al estar dentro de la organización cuentas con ciertos privilegios y un mejor acceso a los invitados (ojo, que conste que no siempre, y que muchas veces el volumen de trabajo no te permite ni eso), pero, en el peor de los casos, siempre te quedan un buen puñado de entrañables anécdotas para el recuerdo.

Pues este año, se unió al hecho de tener que atender más a mi peque, la lamentable coincidencia de tener que ingresar a mi suegra en el hospital durante casi toda esa semana (más un par de ellas más en lo que quedó de verano, aunque gracias a Dios parece que por fin le podremos dar solución a su dolencia en breve). Así que poco y menos fue lo que pude estar por el Festival este año, qué le vamos a hacer. Ojo, tampoco es que me queje, ya me resigné en su día. Tienes que afrontar las vicisitudes que te trae la vida y, si este año no me ha ido bien con el Festival, otro año será mejor.

Por lo tanto, no esperéis una crónica completa y extensa, ni demasiados detalles jugosos. Para eso, mejor buscar la opinión y la experiencia de otros amigos y compañeros que pudieron vivir mejor el Festival de este año. Para empezar, tenéis un resumen del programa de esta edición en su web oficial, mientras preparan el cambio para el Festival de este año.

Ya en condiciones normales me resulta difícil asistir a la ceremonia de entrega de los Premios Jerry Goldsmith, un galardón que introdujimos a partir de la segunda edición del Festival, donde, bajo el amparo del nombre de tan reconocido compositor (gracias a la colaboración de su viuda, Carol Heather Goldsmith), se pretende dar a conocer a jóvenes promesas en el ámbito de la música de cine, tanto nacionales como internacionales.

Todavía, por desgracia, no hemos podido unir una dotación económica al trofeo, pero sirva como compensación el hecho de que a la gran mayoría de participantes (no ya sólo a los ganadores, también a los nominados), el acto les está sirviendo de plataforma y trampolín para alcanzar una mayor proyección. Por mi parte, les deseo la mejor de las suertes, porque por su labor es lo menos que merecen.

Ansioso estoy por que Conrado Xalabarder, fundador de la web MundoBSO, y máximo artífice y actual padrino de la organización de estos premios, termine de preparar el recopilatorio limitado con los trabajos ganadores y finalistas de esta edición, una estupenda iniciativa y fabulosa tarjeta de presentación para los autores. Al menos, me dio tiempo a prepararle una propuesta para la portada, que tenéis a continuación.

Si bien, como digo, por las razones antes expuestas, este año no he podido pasarlo tan bien como en ediciones anteriores, ni compartir demasiado tiempo con gente a la que estás deseando ver durante todo un año, me alegra al menos haberles podido echar un cable en la medida de mis posibildades.

Aunque los que más resuenan en España son los catalanes y mallorquines, con sendas asociaciones enfocadas a las bandas sonoras, este año descubrí que hay todo un ejército de aficionados a las mismas por la zona de Asturias, gracias a que mi buen amigo Rubén Franco me pidió un dibujo para una camiseta, para lucir durante el Festival, que reproduzco aquí abajo.

Me resultó bastante sorprendente y emocionante comprobar la cantidad de gente con esa camiseta que me encontré, pululando por el Hospital de Santiago, y demás sedes del Festival. Un puntazo, que hace que sea yo quien les agradece a ellos el haber contado conmigo para el diseño de las camisetas.

No fue la única camiseta con un diseño mío que circuló por allí. Ya en su día os ofrecí la camiseta no oficial del Festival, y aquí dejo constancia fotográfica de cómo quedó la misma.

No está mal, cuando pugnaba en dura competencia con los logos y diseños de Andrés Antúnez. Es un decir, claro, Andrés es un fiera y ya se encarga de temas gráficos, con alguna excepción, del Festival desde nuestro segundo año. Ahí están, el bueno de Rubén, autor de la ya inmortal cita en la que se centra el motivo de la camiseta, y mi cuñado Juan, al que ya llevo varios años arrastrando al Festival, y que tan mal no lo pasará, cuando vuelve otra vez. Él sí que dejó mejor constancia de lo que dio de sí el Festival, no tenéis más que pasar por el blog que comparte con sus colegas de marcha.

Entre el jueves y el viernes se desarrollaron un buen montón de actividades que, como en otros años, incluían charlas y debates, ponencias de los invitados, proyecciones, la ya citada gala de entrega de los Premios Jerry Goldsmith... Apenas si tuve ocasión para reencontrarme con algunos de los invitados del pasado año que repetían en éste, como el genial Patrick Doyle (en calidad de Presidente Honorífico de la actual edición) y el no menos entrañable Joel McNeely (quien aguantó estoicamente con una afección renal hasta que no pudo más el pobre, debiendo adelantar su regreso un día), junto al ya invitado fijo que es Robert Townson, vicepresidente del sello Varese Sarabande, y compositores patrios como Roque Baños (que una vez que lo probó, no falla tampoco ningún año) y Fernando Velázquez (otra gran promesa ya plenamente instaurada, a quien estuvimos a punto de sonsacarle sabrosos detalles sobre su próximo trabajo, "Spanish Movie". Poco faltó, pero se resistió como un campeón).

Entre los invitados que asistían por primera vez, destacar la humildad de Philippe Rombi, la simpatía y el desparpajo de toda una sorpresa, Wataru Hokoyama, la profesionalidad y la experiencia de todo un compositor renombrado como Claudio Simonetti (a quien aún le debo cumplir la promesa de empaparme bien de sus trabajos, tras la buena impresión que me causaron), más los que probablemente partían como cabezas de cartel, el brillante Christopher Young (a quien por fin veíamos en Úbeda, y a quien, incluso, después de haber visitado nuestro país hasta en tres ocasiones los años anteriores, la gente no se cansa de ver, tal es su don de gentes) y, por último, pero no por ello menos importante, al genial Michael Giacchino (aunque fue uno de los invitados con los que, por desgracia, menos tiempo pude pasar, menos mal que volverá el año que viene).

La tarde noche del viernes se cerraba con un recital musical, de carácter no necesariamente cinematográfico, interpretado por los propios invitados, lo que le otorga un mayor valor, y que este año se celebraba por primera vez al aire libre. Nos tuvimos que salir en el descanso de la primera parte, para acostar al niño (que aguantó como un campeón, hay que decirlo, a éste me lo voy a poder llevar al cine tranquilamente y con la cabeza bien alta, de que no va a ser uno de esos pequeños engendros escandalosos a los que sus padres encierran en una sala oscura para que dejen de darles la murga a ellos solos), pero debo asegurar que a mí, personalmente, me gustó lo que oí, pese a que la elección de piezas no suele ser del gusto de la mayoría.

Sin duda, la mejor parte del Festival era la reservada para el día del sábado. Y lo que son las cosas, es el día que menos disfruté si cabe. Todo se confabuló en contra, y ya no sólo mía. Para empezar, el día me amaneció con una terrible noticia de índole familiar, una horrible tragedia que no le deseo a nadie en este mundo y con la que aún me estremezco con sólo recordarlo. Todavía hoy no encuentro las palabras para describir el sentimiento de pérdida y tristeza que nos cubrió de oscuros nubarrones esa mañana, y eso que tampoco me corresponde a mí hablar de la misma. El resto del Festival y el resto de ese aciago día en particular me encontré bastante afectado por dicho suceso, y el hecho de que algunas cosas se torcieran ese día no hizo sino constatar que, en alguna parte, los hados se había confabulado contra nosotros. Pero la vida sigue, tiene que seguir, y más tarde o más temprano se consiguen exorcizar los demonios y, aún sin olvidar lo que dejas atrás, pasar página.

Los dos actos más importantes de ese día, y en gran medida del Festival al completo, eran la gala de entrega de los Premios GoldSpirit (éstos a los mejores trabajos y compositores del año, elegidos por nuestro público, en la que es su octava edición consecutiva), y, por supuesto, el Concierto Sinfónico.

En lo referente a la gala, salimos vivos de milagro. Prácticamente todo lo que podía salir mal, salió mal. Comenzando por el horario tan ajustado en el que estaba situada dentro de la programación, que no permitía mucho margen de error, un margen que, lamentablemente, se superó y con creces. Unamos a ello el retraso en dar comienzo, los continuos fallos técnicos que entorpecían el desarrollo de la gala y, para terminar, los nervios del directo de los implicados en las tareas de presentación (entre los cuales me incluyo, poco humor tenía yo esa tarde como para animar a mis compañeros). Cierto es también que con la gala del año anterior nos habíamos situado el listón muy alto para nosotros mismos, y las espectativas estaban muy arriba para lo que al final sucedió.

Y sucedió que hubo que cortar por lo sano (cabezas no, pero poco faltó), para disgusto de muchos, eliminando gran parte del contenido de la gala, y precipitando la conclusión de la misma, ajustándonos a las entregas de premios y homenajes, necesarios para cubrir el expediente. Una auténtica pena, sobre todo por el esfuerzo e ilusión que muchos de los organizadores habían empleado en la preparación de la gala. Pero, como dijo Felipe II, "yo no envié a mis naves a luchar contra los elementos", y a día de hoy, opino que, dadas las circunstancias, se optó por la decisión correcta y la gala salió lo mejor que podía salir.

Dejo constancia de algunos de los vídeos que se proyectaron en la gala, y otros que por falta de tiempo no tuvieron cabida, para que aquéllos que no asististéis os hagáis una idea de por dónde iban los tiros:







Con otra cita, esta vez de Escarlata O'Hara, concluyo: "Mañana será otro día". Y seguro que el sexto año sale todo mejor.

Con el agridulce sabor que nos dejó la tarde, nos dirigimos al Hospital de Santiago, para el concierto que tendría lugar por la noche. Pensaba que lo peor había pasado ya, pero, como mucho más tarde supe, por no estar (afortunadamente) implicado en temas de organización de dicho concierto, todavía hubo un par de marrones que tuvieron que deglutir y digerir sin anestesia unos cuantos de la Organización, y que hubieran desembocado sin remedio en, prácticamente, la anulación del concierto. O sea, la catástrofe total y absoluta. No voy a dar nombres ni detalles, porque ni merece la pena, a estas alturas, ni me corresponde a mí hacerlo, ni sé todo lo que ocurrió, ni quiero saberlo.

Gracias a Dios, y a quien sea que vele por nosotros desde ahí fuera, por un lado, y por otro, a la suerte o la validez de algunos de mis compañeros, la sangre no llegó al río, el concierto se desarrolló casi (hubo algunos cambios, menores, de programa, casi todo relativo al orden en que se interpretaron algunas de las piezas, una minucia en comparación con lo que podía haber pasado) sin contratiempos, y el público quedó, en general, muy contento y satisfecho con el mismo, con la bendita ignorancia de que una enorme Espada de Damocles pasó la mayor parte del tiempo oscilando sobre nuestras cabezas, pero sin llegar a caer. En serio, da que pensar. Debemos de estar haciendo algo realmente bueno, modestia aparte, cuando nos resulta posible salvar determinados escollos. Como decía aquél, sólo espero que sigamos siendo dignos y merecedores de esta suerte.

Mi Angelillo particular aguantó aún mejor el concierto que el recital, sólo se sobresaltaba un poco con los aplausos al final de cada pieza, pero con todo y eso, se perdió la segunda mitad del mismo, por motivos puramente de horario de sueño. El año que viene, más y mejor, eso seguro, que aquí tenemos a un nuevo aficionado en ciernes. Y agradecer a Juanra Almagro esta inolvidable instantánea familiar, durante el descanso del concierto, con Patrick Doyle, encantado con el nene.

En compensación por lo que os estoy dando la brasa con mis neuras personales y lo poco que os estoy contando sobre el desarrollo del Festival en sí (en serio, ojalá os pudiera contar más), aquí os dejo algunos vídeos propios, de pobre calidad (dichoso móvil y dichoso y caprichoso micrófono, que graba lo que quiere cuando quiere, por el maldito umbral de ruido), sobre algunos momentos del concierto del sábado.

Se quedan muchas cosas y muy buenas fuera pero, ay, para eso tendréis que esperar hasta el año que viene, asistir al Festival y conseguir así una copia del DVD con la grabación oficial del Concierto Sinfónico, completo y con mucha, muchísima mejor calidad que este mísero aperitivo que aquí os ofrezco. Pero menos es nada, ¿no? Y para dejaros con ganas de más, a los que no pudistéis asistir, o recordar algún momento entrañable, a los que estabáis allí, yo creo que ya vale.

Aquí tenemos, por ejemplo, un fragmento del "Strike Up Pipers" de la bellísima "Much Ado About Nothing" de Patrick Doyle, dirigida magistralmente por Joel McNeely.

video

Sin bajarse del estrado de director de la orquesta, McNeely nos obsequió con una suite de "Tinkerbell" y "Tinkerbell 2" (ésta última aún por estrenar).

video

Me dejo fuera muchas cosas, como la parte de Aritz Villodas (que incluía la apertura del concierto con el Himno de BSOSpirit para coro y orquesta, brutal) o el sentido homenaje a Georges Delerue, y voy a pasar directamente a la parte de Giacchino, con "Ratatouille".

video

Giacchino continuó con una suite de "Lost". Debo decir, para mi vergüenza, que, hasta este verano, no había pasado más allá de la segunda temporada (apenas si había visto unos pocos episodios de la tercera) y no me había fijado especialmente en la música de la serie. Grave error por mi parte, que subsané después del Festival, poniéndome al día con la serie hasta la quinta temporada (qué ganas de que llegue febrero para ver la sexta y última), y disfrutando cada nota de la banda sonora.

Lo que sí os voy a dejar aquí es parte de la suite de "Star Trek", que quedó mucho mejor de lo que parece en el vídeo, os lo puedo asegurar, y que pone la piel de gallina.

video

Después, el descanso entre actos, tras el cual dio comienzo la segunda mitad del Concierto, con la aparición estelar del inconmensurable Santiago Segura, quien dio lo mejor de sí para abrirse paso entre hordas de más y más fans, sólo para poder estar con nosotros, y presentar la suite de "Torrente", a cargo de Roque Baños. Os dejo el vídeo con parte de su intervención, aunque lamentablemente el micrófono de mi móvil no llega a captar nada de su presentación. Una pena, porque, en su línea, fue tronchante. Y luego fue todo un espectáculo verlo interpretar al micro, junto a la orquesta, la canción de "Torrente en Marbella". Aunque, visto desde un prisma de seriedad, fue la parte que menos pegaba con el resto del concierto (incluso daba una impresión de cantante de caseta municipal de feria que...), como documento friki, no tiene precio.

video

De nuevo, me dejo fuera fantásticas piezas, como las partes del concierto dedicadas a Sergio de la Puente ("El Lince Perdido"), Wataru Hokoyama ("Afrika") o Philippe Rombi, y me voy ya para la parte final del concierto, donde, por los cambios antes comentados en el programa, se colocó la suite de Christopher Young para "Hellraiser" y "Hellraiser 2: Hellbound", de la que os dejo aquí un fragmento:

video

Fue un cambio que, lejos de desmerecer el conjunto del concierto, supuso al contrario un fantástico, en mi opinión cierre al mismo, que tampoco quedó exento del carácter friki cuando un visiblemente emocionado Christopher Young saltaba a la palestra, para agradecer al público asistente junto al resto de sus compañeros, ataviado con una máscara de Pinhead, que le habían regalado esa misma tarde en la gala de los GoldSpirits. Todo un momento para recordar.

video

Lo cierto es que, después de todo lo malo que dio de sí aquel día, fue una suerte y un enorme consuelo poder disfrutar al menos de un concierto como éste. Al día siguiente, el domingo, ya estábamos todos más descansados, una vez pasado el temporal del día anterior. Y, al ser el último día, ya estaba, como se suele decir, "todo el pescado vendido".

Aún así, todavía quedan muchas tareas para la organización y algunas actividades muy interesantes como la firma de discos, la comida de hermandad y la fiesta flamenca con la que, ya sí, se cierra cada edición desde el segundo año. Por desgracia, el lunes teníamos un viaje a Lisboa para otro congreso (de otro tipo muy distinto, y menos entretenido y divertido, eso por descontado), y tuvimos que irnos a mediodía para preparar bien el equipaje, así que tuve que aprovechar la firma de discos para despedirme de todos los amigos que pude, a falta de otro momento, y con el pesar de no haber dispuesto de más tiempo para compartir con ellos.

Ni siquiera entonces me libré de algún que otro incidente (comparado con lo del día anterior, meras anécdotas humorísticas). Aunque logré pasar para que los invitados me dieran sus autógrafos (se supone que para los miembros de la organización hay un momento, al margen de esta firma oficial, pero no podía quedarme hasta entonces y no quería arriesgarme), tuve la mala suerte de ir justo detrás de una señora un tanto rara, que parecía solamente estar allí a la caza y captura de firmas, independientemente del invitado que fuera y de lo que éste hubiera hecho, cosa que al parecer enfureció bastante a Patrick Doyle, quien, muy educadamente, eso sí, pidió por favor que la tipa dejara de molestar y se fuera. Pero el daño ya estaba hecho, y yo creo que Doyle pagó su indignación en mis portadas, garabateándolas con un airado amago de firma. ¡Mecachis con la vieja!

Justo después comprobé de primera mano que, si bien Christopher Young es un excelente compositor y un aún mejor ser humano, también tiene sus momentos de "genio en las nubes". La mitad de las portadas de CDs que me firmó me las dedicó a mí, y el resto a un tal "Juan". Y todo esto en cuestión de segundos. Mi cuñado, que venía detrás, tan contento, el muy gañán. Y lo peor es que no me di cuenta hasta varios días después, cuando me dispuse a contemplar mis "trofeos".

Pero bueno, como la intención es lo que cuenta, quedé muy contento con mis CDs firmados. Y además, conseguí de Giacchino una simpatiquísima dedicatoria en la portada de "Ratatouille" para mi nene, que hay que irlo introduciendo en la afición. "Come bien", le dice. Si él supiera... :-D


Y poco más me queda por contar ya de lo que dio de sí, para mí, este año en el Festival de Úbeda. Está claro que era una celebración muy señalada, por lo de los cinco años consecutivos, y que pese al esfuerzo y tesón de todos los implicados, no todo pudo salir tan a pedir de boca como otras veces, lo cual no quita que la nota media otorgada por los asistentes haya sido bastante alta, constituyendo su apoyo y confianza nuestra mejor baza y nuestra mejor garantía de continuidad.

Bien es cierto que las cosas se ven de otra manera desde dentro, y que como parte de la organización, tenemos una visión más autocrítica de lo que ha funcionado y de lo que no ha quedado tan bien. Y también es verdad que, por mi parte, no he podido disfrutar del momento todo lo que hubiera podido, por unas y otras cosas. Pero también es cierto que hay que atajar en la vida como mejor se pueda, y mirar hacia adelante, pensando en que el próximo año, otro gallo nos cantará.

Para empezar, Michael Giacchino ya nos ha confirmado que volverá, y en calidad de Presidente de Honor del sexto año, lo cual ya es un incentivo importante y una muy buena señal de lo que nos va a deparar el año próximo. Para que vayáis abriendo boca, aquí tenéis un adelanto del contenido del DVD del próximo año, con el concierto de éste.

Así, de paso, os desquitáis de la mala calidad que tenían mis vídeos de arriba.

En fin, por un lado os debía desde hace mucho tiempo una crónica en condiciones del Festival de Úbeda, desde hace varios años. Por otro, siento que haya tenido que ser precisamente éste, que me ha resultado, al menos para mí, algo agridulce. Espero poder compensar toda la parrafada con una mejor crónica del Festival del año que viene. Seguro que sí.

viernes, noviembre 06, 2009

Otro más para la saca

Ea, otro más.

Otra muesca más en la pared, otro anillo más en el tronco del árbol.

Unas veces se notan más, otras menos.

Por mi parte, y en lo que llevo de día (que es poco, todo hay que decirlo, aunque la mañana se presenta tranquila), no voy mal, apenas si he notado cambios sustanciales.

Lo cierto es que el 34 no es un número tan carismático como el 33. El 33 es la "Edad de Cristo", es lo que te pide que digas el médico para ver cómo toses, es el huevo 33... ¿Pero, y el 34? Mirad lo que dice la Wikipedia al respecto,

El treinta y cuatro (34) es el número natural que sigue al 33 y precede al 35.

Representación de 34:

Propiedades matemáticas:

Características:

¡¡Yuju!! ¡¡Que no pare la fiessssshhhtaaa!! Menudos ánimos le entran a uno, ¿eh? :-D

Pero tampoco hace falta desmadrarse y hacer el animal, que conste. Que ya es una edad (rayos, y eso que me había prometido a mí mismo no comentar nada así).

Ya se sabe, con tal de pillar algo de tarta hoy, todo vale, ¿no?

Y a lo mejor hasta cae algún regalo interesante, ¿quién sabe?

Aunque ya hay alguna cosilla en camino, creo que ya sé qué me voy a autorregalar (aunque luego no sea yo quien lo aproveche :-))))

La vida sigue. Qué le vamos a hacer. Y pienso seguir disfrutándola como si el tiempo no pasara. ¿Por qué no?

Saludetes.

Actualización BSOSpirit 6/11/2009 - Featurette exclusiva de Where the Wild Things Are

Hola a todos,

Siguiendo con la temática de Halloween, y aprovechando la oportunidad que nos han brindado desde Warner España, os ofrecemos en primicia exclusiva una featurette, a cargo del compositor Carter Burwell, sobre cómo se preparó la banda sonora de "Where the Wild Things Are" ("Donde Viven los Monstruos"), que se estrenará en España el próximo día 18 de diciembre.

Aquí la tenéis. Que la disfrutéis.

Saludos.

--

BSOSpirit, tu rincón en español de bandas sonoras

jueves, noviembre 05, 2009

Agudeza visual

Y ahora, un pequeño pasatiempo que hará las delicias de grandes y pequeños en la casa, y que nos ayudará a demostrar nuestra agudeza visual (y no visual, ojo).

Lo único que tenéis que hacer es observar detenidamente la siguiente foto. Prestad atención y fijaos bien, ¿eh? Que luego viene la pregunta de examen, ¿vale?

¿Ya? ¿Seguro? ¿No queréis darle una segunda vuelta, para ver si se os pasado algún detalle? Mirad que no hay límite de tiempo, ¿eh?

Venga, vale. Ahora la pregunta. Allá vamos.

¿Habéis visto el culo de la chica de detrás, la que está de espaldas?
¿Sí? ¿No?


Si la respuesta es afirmativa...

¡Volved a mirar la foto, caramba! ¡Que se trata del hombro de la chica que toma la foto! ¡Mal pensados!

¡¡Mente limpia!!

domingo, noviembre 01, 2009

Actualización BSOSpirit (1/11/2009): Especial Halloween

Hola a todos,

Volvemos para celebrar con vosotros Halloween (o el Puente de Todos los Santos, lo que prefiráis), y lo hacemos a lo grande, con un fantabuloso estudio sobre el Universo de una de las sagas más terroríficas que nos han traído la literatura y el cine, "Hellraiser", con especial énfasis en su apartado musical, a cargo del gran Christopher Young.

Junto a este descomunal estudio, recordamos otra de las grandes bandas sonoras que este compositor nos ha traído a los amantes del terror, "The Fly II".

Y como no sólo de Chris Young viven los aficionados a la música de terror, aquí os dejamos la reseña del libro "Profondo Rock: Claudio Simonetti, entre el cine y la música".

Finalmente, destacamos algunas de las últimas novedades discográficas que tienen una temática apropiada para estas fechas,
Y eso es todo. Esperando que tiritéis entre el miedo y la emoción con estos nuevos contenidos, os emplazamos hasta la próxima actualización.

--

BSOSpirit, tu rincón en español de bandas sonoras
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...