martes, agosto 31, 2010

Verano Gilipollicas

Probablemente los más añejos recordéis que ya os hablé un día de El Niño Gilipollas Que Quería Volar, obra del impactante artista granaíno JAB.

Se trata de un simpático chiquillo con una pasión desmedida por la vida y por el sueño más antiguo del hombre, volar. Estoy hablando de El Niño Gilipollas, no de JAB, ¿vale? Conocerle es quererle. Y son varias las experiencias y aventuras de las que ha disfrutado en Internet.

En particular, y ahora ya sí hablo de JAB, el autor comenzó una iniciativa a principios de verano consistente en adivinar de qué personaje se había disfrazado El Niño Gilipollas (ríete tú de Mortadelo) a partir de una pequeña muestra del dibujo y de una serie de pistas que el propio Niño iba dando conforme la gente iba aportando ideas. El ganador se llevaba el dibujo dedicado. Eso sí es un premio y no lo que daban en el "1, 2, 3".

Debo presumir en este punto que, en el momento de escribir estas líneas, yo ya llevo acertados 3 personajes de toda la serie. Lamentablemente, las reglas del juego impiden que la misma persona se lleve más de un dibujo al mes (salvo ocasiones especiales o premios gordos), por lo que sólo puedo enseñaros éste, que además me encanta.


Los otros dos acertados fueron Nono, el inseparable amigo de Ulises 31, y el Profesor Moriarty, el de los dibujos del Sherlock Holmes perruno. Impagables. Ya averiguaré cómo hacerme con ellos.

Mientras tanto, a partir de mañana a las 10 de la mañana, contáis con una oportunidad única de acertar disfraces Gilipollas, y llevaros uno a casa. Aunque lo habitual es que el Niño se disfrace una sola vez al día, mañana tiene lugar el II Maratón de Dibujos Gilipollas, en el que cada 2 horas (o antes si se acierta el disfraz) el Niño nos irá mostrando toda una galería de personajes de los que irá caracterizado.

Hasta nos ha dejado un vídeo para explicarnos en qué va a consistir el Maratón.



Yo voy a intentar batir mi record. ¿Y vosotros? Os veo mañana a partir de las 10 en su blog. No faltéis.

lunes, agosto 30, 2010

El tocino y la velocidad

Supongo que a muchos os sonará la expresión aquella de "mezclar el tocino con la velocidad", ¿verdad que sí? Y si no, a googlear, caramba.

El caso es que estos días he estado entretenido montando vídeos. Como mi presupuesto no da para mucho, ni tampoco mi tiempo libre da para cacharrear demasiado con juguetes nuevos, me conformo con el propio Movie Maker que trae el Windows. Ni Final Cut Pro ni naranjas de la China, a veces la simplicidad es nuestra mejor arma.

El Movie Maker que viene en el Windows XP no está mal, viene bien para hacerse vídeos majos, en plan aficionado, y resulta bastante intuitivo y ameno de manejar. Lástima que como aplicación robusta deje bastante que desear. Probablemente sea la parte del sistema que menos pruebas de verificación pasara, con la que los betatesters experimentaran menos. Porque hay que ver cómo casca miserablemente cuando menos te lo esperas (y a Dios gracias que los Pantallazos Azules de la Muerte casi han pasado a la historia, que si no...)

Afortunadamente, muchos de esos errores inesperados se han corregido en el Windows Live Movie Maker, para Windows 7 (por desgracia, ya no va bajo XP, pero por otro lado, si te haces con un equipo nuevo mi consejo es que os paséis al 7, que trae mejores drivers y le sacará mayor rendimiento), lo que unido a una interfaz aún más cómoda y a unas prestaciones más potentes, lo convierte en otra herramienta más de edición de vídeo sencilla pero eficaz, apta para el aficionado (o sea, para el que suscribe).

Lástima que sólo permita exportar en el dichoso formato WMV... Grrrrr....

Y no es ése el único inconveniente de la nueva versión. Se echan en falta algunos de los efectos, para el texto, para el vídeo, presentes en la versión de XP. Me preguntó por qué no los habrán incluido.

En especial, echo de menos el efecto de modificar la velocidad del vídeo (ideal para remarcar en cámara lenta ese trompazo espectacular de tu primo, o para colocarle la musiquilla de Benny Hill a una escena divertida). Y, buscando alguna alternativa, me encuentro con que no soy el único que echa en falta dicho efecto.

¿Conocéis el Yahoo! Answers? Fiel a la filosofía de "lo importante no es saber, si no tener el teléfono del que sabe", esta plataforma propone una forma sencilla de dar solución a un problema. Suelta tu pregunta, y ya te irá contestando la gente. Y luego te quedas con la respuesta que mejor se ajuste a tus necesidades, y todos tan contentos.

El problema real se da cuando te encuentras una respuesta como ésta:

(si no se ve bien, pincha, hombre, no tengas miedo)

¿Lo qué? ¿Me lo expliquen? ¿Qué tiene que ver una cosa con otra, alguien lo sabe? Y encima la catalogan como la Mejor Respuesta. Pues habría que ver cuál fue la peor...

Esto sí que es confundir el tocino con la velocidad, desde luego.

En fin, volviendo al tema de la edición de vídeo, supongo que para conseguir mayores y mejores florituras, tendré que acabar por pasarme a una aplicación más compleja. Tiempo al tiempo.

lunes, agosto 23, 2010

¡Vuelvo a volver!

No falla, todos los veranos igual.

Es llegar el mes de junio y complicárseme la vida exponencialmente. A los follones y entretenimientos diarios, léase currele, compromisos familiares, movidas varias y, por descontado, procastinaciones diversas, se unen los plazos de última hora, las fechas de exámenes (que yo también me los tengo que estudiar, eh, no es sólo ponerlos, vigilarlos, corregirlos, publicar las notas, revisarlos...). Un lío, vaya.

Pero qué os voy a contar que no sepáis.

Y luego llega Úbeda. El Festival de Música de Cine, claro. Otro lío más en el que, como sarna con gusto no pica, me meto de cabeza en cuanto me veo más liberado de lo anterior. Ya no es sólo la semana en sí de celebración del evento, son los días previos, en los que hay que dar muchos viajes, muchas vueltas y terminar de ayudar a que todo esté preparado para que salga lo mejor posible.

Este año, gracias a Dios, os podré contar una experiencia personal mucho más grata que la del año pasado. Nos lo pasamos estupendamente y pude disfrutar a gusto del congreso, y sobre todo de las amistades, como hacía un par de años que no podía.

Después, ya se puede decir que llegan las vacaciones en sí. En muchos casos, desearía que dichas vacaciones fueran estar encerrado todo el día en casa, poniéndome al día de series y películas y con el aire acondicionado a toda pastilla. Pero como tampoco tengo aire, pues mala suerte. Y el calor no invita a hacer nada, la verdad. Te pasas todo el día aletargado, como te quedes encerrado en casa.

Así que nada, a la calle, a los centros comerciales, que allí se está fresquito, a bajar a la playa o a la piscina, para poder decir que este año sí que lo has catado. Y a ver algunos días a los abuelos, claro, que el pequeñajo está en plena forma y no hay quien aguante su ritmo todo el día.

Y mientras tanto, la casa sin barrer.

Y por mucho que dices: Bueno, a ver si saco un rato y le meto mano al blog (a los blogs, en realidad), al final, naranjas de la China.

No será por temas o ideas pendientes, pero mi (sin)sentido de la responsabilidad me obliga, de alguna forma, a disculparme aunque sea un poquito por este período sin dar señales de vida.

Así que, a ver si me voy poniendo al día, y a ver si mantengo el ritmo, pero... se acabaron las vacaciones. ¡Vuelvo a volver!


Y, poco a poco, me gustaría ir haciendo algunos cambios en el blog, que se me han ido ocurriendo a lo largo de todo este tiempo. Para empezar, y sintiéndolo mucho, voy a incluir una de esas casillas de verificación de palabra para los comentarios, porque se ve que mi anterior entrada atrajo la atención de mucho chino raro (¡record de comentarios, casi 30!). Y no sabes si es que tratan de venderte la última pócima ancestral contra el priapismo, o es que estaban realmente disculpándose por lo del póster.

¡Hasta pronto!
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...