jueves, mayo 25, 2017

Microrrelato Ilustrado

A veces, me da por concursar en cosas. La verdad es que la ocasión lo pedía a gritos.


Y al final, aunque costó, saqué una idea para un microrrelato, con su correspondiente ilustración. Pero nada, no ha habido suerte, y me he ido de vacío. Bueno, no del todo, porque de estas cosas siempre se aprende algo. Y para la próxima vez ya sé que tengo que madurar un poco más la historia, y trabajarme mejor la ilustración. Y, sobre todo, cómo combinar ambas para que quede una obra más compacta. ¡Temblad!

Hasta entonces, aquí os dejo mi participación. Espero que os guste.

PRÁCTICA 1: MISIÓN, SALVAR EL MUNDO 


Poco imaginaba Andrés cómo aquella tarde en el laboratorio influiría en el devenir de la Humanidad misma. La pequeña ventana que había aparecido repentinamente en su terminal daba muestras de que, al otro lado, había algo vivo. ¡Una inteligencia artificial, plenamente consciente de sí misma, y con aviesas intenciones! Línea tras línea, el programa más dañino jamás imaginado se estaba escribiendo a sí mismo. Sus compañeros tampoco podían creerlo.

− ¡No puedes dejar que se salga con la suya! ¡Tira del cable!

− ¡No! Si apagamos el equipo, ¡podría infectar cualquier otro! ¡Rápido, pásame aquel código que no te funcionaba! Si consigo incluirlo en la librería principal antes de que termine de compilarse...

El tiempo corría en su contra, pero Andrés sabía lo que tenía que hacer. Encerrando al programa en un bucle recursivo, no podría escapar y se consumiría a sí mismo.

Sí, aquella tarde Andrés y sus compañeros salvaron el mundo y, además, entregaron su práctica a tiempo.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...